imagen

Sistema de Cuidados: se entregan certificados habilitantes a la segunda generación

El 5 de diciembre, en el Auditorio Nacional del SODRE, con la presencia del director general de INEFOP Eduardo Pereyra, las ministras Maria Julia Muñoz y Marina Arismendi y el Secretario Nacional de Cuidados Julio Bango, más de 300 personas recibieron su certificado que los habilita como Cuidador/a.

 

Se trata de la segunda generación que recibe certificados por este tipo de formación en el marco del Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC), personas de Montevideo, Canelones, Cerro largo, Salto y Colonia.

Estos cursos fueron brindados a través de INEFOP, institución que realiza aportes financieros y técnicos, con una inversión de 39 millones de pesos (26 millones al inicio, se suman 13 millones más). Son dictados por instituciones de formación habilitadas por el MEC.

Por otra parte, INEFOP -además de posibilitar financieramente las capacitaciones- brinda asesoramiento técnico, orientación educativo laboral, conformación grupal, supervisión y monitoreo de las acciones, trabajando junto al Sistema de cuidados por la profesionalización de las tareas de cuidados.

Quienes aprobaron la capacitación pasan a integrar el Registro Nacional de Cuidados, por tanto, pueden trabajar tanto en el domicilio de las personas en situación de dependencia, como en instituciones que atienden a esta población (centros diurnos, centros de larga estadía, etc.) según los parámetros que el Sistema de Cuidados establece.

El Sistema de Cuidados apuesta a la formación de todas las personas que trabajan en cuidados, en el entendido de que profesionalizar esta tarea, incrementa la calidad de estos servicios y, por ende, mejora la calidad de vida de las personas en situación de dependencia.

Son 152 horas de formación donde se aborda el cuidado de las personas en situación de dependencia desde una concepción integral. Junto al componente técnico de formación específica se contempla en los cursos un componente de nivelación, la elaboración de un proyecto ocupacional y prácticas formativas. Toda la formación se realiza desde un enfoque de derechos humanos y perspectiva de género. Profundiza sobre las tareas y cometidos de las personas que cuidan; así como sobre los derechos, deberes y obligaciones, tanto de los cuidadores como de sus empleadores. También brinda herramientas a quienes cuidan para promover el ocio recreativo entre las personas dependientes.